8 Y que hagan un santuario para mí, para que yo habite entre ellos.