32 Pero ahora, si es tu voluntad, perdona su pecado, y si no, bórrame del libro que has escrito.