20 Y añadió: No puedes ver mi rostro; porque nadie puede verme, y vivir.