14 Y los seres vivientes corrían de un lado a otro como el fulgor del relámpago.