12 Y te lo he vuelto a enviar en persona, es decir, como si fuera mi propio corazón,