8 Porque Dios me es testigo de cuánto os añoro a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús.