26 Pero la Jerusalén de arriba es libre; ésta es nuestra madre.