2 Y allí vio Judá a la hija de un cananeo llamado Súa; la tomó, y se llegó a ella.