24 Aconteció, pues, que cuando subimos a mi padre, tu siervo, le contamos las palabras de mi señor.