3 Dios viene de Temán, y el Santo, del monte Parán. (Selah ) Su esplendor cubre los cielos, y de su alabanza está llena la tierra.
4 Su resplandor es como la luz; tiene rayos que salen de su mano, y allí se oculta su poder.