20 por un camino nuevo y vivo que El inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne,