18 Por tanto, ni aun el primer pacto se inauguró sin sangre.