16 Mas Pedro continuaba llamando; y cuando ellos abrieron, lo vieron y se asombraron.