22 Y la gente gritaba: ¡Voz de un dios y no de un hombre es ésta!