8 Y alborotaron a la multitud y a las autoridades de la ciudad que oían esto.