28 Y queriendo cerciorarme de la causa por la cual lo acusaban, lo llevé a su concilio