4 Pero para no importunarte más, te suplico que, con tu habitual bondad, nos concedas una breve audiencia.