30 Porque seréis como encina cuya hoja está marchita, y como jardín en que no hay agua.