28 Pero los transgresores y los pecadores serán aplastados a una, y los que abandonan al SEÑOR perecerán.