25 Porque dentro de muy poco mi indignación contra ti terminará, y mi ira la dirigiré a su destrucción.