5 Ya no se llamará noble al necio, ni al tramposo se le dirá generoso.