30 Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan,