3 Serás también corona de hermosura en la mano del SEÑOR, y diadema real en la palma de tu Dios.