3 Fortaleced las manos débiles y afianzad las rodillas vacilantes.
4 Decid a los de corazón tímido: Esforzaos, no temáis. He aquí, vuestro Dios viene con venganza; la retribución vendrá de Dios mismo, mas El os salvará.