8 Mas ellos a una son torpes y necios en su enseñanza de vanidades, pues su ídolo es un leño.