8 Mi heredad vino a ser para mí como león en la selva; rugió contra mí; por tanto, la aborrecí.