24 Por tanto, os esparciré como paja arrastrada por el viento del desierto.