4 ¿No acabas de llamarme: "Padre mío, tú eres el amigo de mi juventud", pensando: