15 He aquí, Dios no confía en sus santos, y ni los cielos son puros ante sus ojos;