16 ¡cuánto menos el hombre, un ser abominable y corrompido, que bebe como agua la iniquidad!