6 Tu propia boca, y no yo, te condena, y tus propios labios testifican contra ti.