21 ¡Ah, si un hombre pudiera arguir con Dios como un hombre con su vecino!