2 No hay sino escarnecedores conmigo, y mis ojos miran su provocación.