6 Porque El me ha hecho proverbio del pueblo, y soy uno a quien los hombres escupen.