9 El ojo que lo veía, ya no lo ve, y su lugar no lo contempla más.