16 Es Dios el que ha hecho desmayar mi corazón, y el Todopoderoso el que me ha perturbado;