2 ¡Vive Dios, que ha quitado mi derecho, y el Todopoderoso, que ha amargado mi alma!