9 Los príncipes dejaban de hablar y ponían la mano sobre su boca;