Job 29

1 Y reanudó Job su discurso, y dijo:
2 ¡Quién me diera volver a ser como en meses pasados, como en los días en que Dios velaba sobre mí;
3 cuando su lámpara resplandecía sobre mi cabeza, y a su luz caminaba yo en las tinieblas;
4 como era yo en los días de mi juventud , cuando el favor de Dios estaba sobre mi tienda;
5 cuando el Todopoderoso estaba aún conmigo, y mis hijos en derredor mío;
6 cuando en leche se bañaban mis pies, y la roca me derramaba ríos de aceite!
7 Cuando yo salía a la puerta de la ciudad, cuando en la plaza tomaba mi asiento,
8 me veían los jóvenes y se escondían, y los ancianos se levantaban y permanecían en pie.
9 Los príncipes dejaban de hablar y ponían la mano sobre su boca;
10 la voz de los nobles se apagaba, y la lengua se les pegaba al paladar.
11 Porque el oído que oía me llamaba bienaventurado, y el ojo que veía daba testimonio de mí;
12 porque yo libraba al pobre que clamaba, y al huérfano que no tenía quien le ayudara.
13 Venía sobre mí la bendición del que estaba a punto de perecer, y el corazón de la viuda llenaba de gozo.
14 De justicia me vestía, y ella me cubría; como manto y turbante era mi derecho.
15 Ojos era yo para el ciego, y pies para el cojo.
16 Padre era para los necesitados, y examinaba la causa que no conocía.
17 Quebraba los colmillos del impío, y de sus dientes arrancaba la presa.
18 Entonces pensaba: "En mi nido moriré, y multiplicaré mis días como la arena.
19 "Mi raíz se extiende hacia las aguas, y el rocío se posa de noche en mi rama.
20 "Conmigo es siempre nueva mi gloria, y mi arco en mi mano se renueva."
21 Me escuchaban y esperaban, y guardaban silencio para oír mi consejo.
22 Después de mis palabras no hablaban de nuevo, y sobre ellos caía gota a gota mi discurso.
23 Me esperaban como a la lluvia, y abrían su boca como a lluvia de primavera.
24 Yo les sonreía cuando ellos no creían, y no abatían la luz de mi rostro.
25 Les escogía el camino y me sentaba como jefe, y moraba como rey entre las tropas, como el que consuela a los que lloran.