8 Necios, sí, hijos sin nombre, echados a latigazos de la tierra.