19 El hombre es castigado también con dolor en su lecho, y con queja continua en sus huesos,