25 que su carne se vuelva más tierna que en su juventud, que regrese a los días de su vigor juvenil.