8 Ciertamente has hablado a oídos míos, y el sonido de tus palabras he oído: