2 Oíd, sabios, mis palabras, y vosotros los que sabéis, prestadme atención.