10 El abre sus oídos para la instrucción, y ordena que se vuelvan del mal.