5 He aquí, Dios es poderoso pero no desprecia a nadie, es poderoso en la fuerza del entendimiento.