23 Si el río ruje, él no se alarma; tranquilo está, aunque el Jordán se lance contra su boca.