4 He aquí, yo soy insignificante; ¿qué puedo yo responderte? Mi mano pongo sobre la boca.