10 Nadie hay tan audaz que lo despierte; ¿quién, pues, podrá estar delante de mí?