26 La espada que lo alcance no puede prevalecer, ni la lanza, el dardo, o la jabalina.